Soy un hombre con suerte

Hace ahora un año y diez días nació Diego. Es difícil explicar la mucho que me reblandece cada vez que le oigo reírse, o le veo sonreír y le oigo gorjear. Empezó en este mundo con bastantes dificultades, pero creo que es un niño valiente, y las supera bien. Tengo un niño precioso. Eso me hace un hombre afortunado.

Hace siete años que tengo una relación con Diana. Es la mujer más maravillosa del mundo, y aunque a veces lo nuestro ha sido tormentoso y difícil, cada día es mejor, y cada día la quiero más, por lo mucho que me llena, por lo que me hace reír  por lo que aprendo con y de ella. Esto me hace un hombre afortunado.

Hace unos meses empecé a hacer Jiu Jitsu brasileño. Empecé para ponerme en forma, y por el camino he descubierto un arte marcial que me ha absorbido. Me duele todo constantemente, y tengo la sensación continua de no saber nada de nada. Y sin embargo me ha dado auto disciplina, constancia y fuerza de voluntad. Estoy en mejor forma física de lo que he estado en años, si no en toda mi vida. Esto me hace un hombre afortunado.

Hay más cosas. Tengo unos amigos que valen su peso en oro, una familia que me quiere y me apoya, un buen trabajo que me permite vivir cómodamente y a veces me deja hacer cosas maravillosas por los demás. Tengo una casa que me cubre, y una moto que me emociona cada vez que acelero. Soy un hombre afortunado.

Un hombre tiene que saber contar sus bendiciones. Y yo estoy cubierto de ellas. Que suerte tengo.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Levántate y anda.

Es casi lo que necesita el blog, un milagro, para volver de entre los muertos. ¡La culpa de todo la tiene Facebook! ¡Y Twitter! ¡Y Rajoy! ¡Y la sociedad, que me ha hecho así!

Pero en realidad, nada de todo eso es cierto. La culpa es mía, por perezoso. Escribir, plasmar ideas que se quedan ahí, conversar por escrito sobre ellas, obligándote a fijar conceptos para explicarlos… todo eso mola. Pero cuesta muchísimo trabajo. Y es un trabajo que no tiene más recompensa que el haberlo hecho, rara vez me pasa a mí que obtenga de él otros beneficios “añadidos”.

Pero después de hablarlo mucho, sobre todo con Imperator, voy a ponerme otra vez con ello. Hay muchas cosas de las que me apetece hablar. Y escribir más largo que en FB. Así que ahí vamos 🙂

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

On the road again.

¿Cómo, me pregunto, se puede dar por sentado a alguien que te escribe el cuento más hermoso del mundo? Habría que ser muy tonto, ¿verdad?

Sí. Y yo lo he vuelto a conseguir. Hurra por mí.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Estoy hasta la punta de la polla

De un tiempo a esta parte, oigo cada vez más y más veces la mierda de país en la que vivímos. Este post concretamente viene porque he leído por enésima vez algo chungo de cómo Madrid se colapsaba con la nieve. En una persona que además se supone que es inteligente. Claro, mola mucho echar pestes, y no pensar, en por ejemplo, el dinero que hace falta para preparar una ciudad del tamaño de Madrid para una contingencia que de ocurrir, pasa una vez al año. Pero claro, gastemos millones de euros en acondicionar Madrid para las nevadas. Espera, ¿por qué quedarnos en las nevadas? Acondicionemos la ciudad con medidas anti huracán. O terremoto. En Japón, que son avanzadísimos, lo hacen, así que ¿por qué nosotros no?

O lo poco educados que somos, lo babuchero que es el personal empresarial, lo mala que es la tele, lo caro que es el ADSL, lo mal que conducimos, nuestros políticos de mierda…

Parece que todo es mejor en otra parte. Pues yo creo que NO. Que sí, que algunas cosas serán mejores en otros países. Quizá muchas. Pero, definitivamente, no todo. Y que es un clarísimo caso de “la hierba es más verde del otro lado de la cerca”. Que la gente que solo habla del país para echar pestes, y de como viviendo en cualquier otro lado estaría mejor, no tiene en cuenta millones de pequeñas cosas que hacen que vivir en este país de mierda, sea en realidad, no tan malo como parece. Pero claro, eso es ruido de fondo. Siempre mola más criticar, hacer leña y decir lo de mierda que es todo. Y, a veces, es muy cansino oirlo.

Cuando vivía en Irlanda, la gente no entendía porque en este país no puedes sentirte patriota. No entendían como una cosa, que en cualquier otro sitio del mundo es algo positivo (y no me estoy refiriendo a extremismos) estaba tan cargado de mierda aquí. Bueno, pues yo me siento patriota. Me gusta este país, no hasta el extremo de pensar que todo es de puta madre aquí. Pero sí lo suficiente como para pensar que no todo es una mierda.

Coño ya.

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

La comunicación

Imperator lleva unos días escribiendo acerca de la comunicación. Podéis leer sobre ello aquí y aquí.

Yo no voy a entrar en un análisis tan profundo, que ese es su campo de pericia. Lo que yo quiero hacer es hablar sobre lo mal que se me da a mí entender y hacerme entender por otra cosa que no sea el lenguaje hablado cara a cara. Y éste, ni siquiera demasiado bien.

Hablando con Imperator, hizo un esquema que resume toda la entrada:

Comunicación hablada en persona > Teléfono > Mail > Chat

No voy a entrar a valorar otros dos métodos que tienen su propia categoría, la carta, porque es ya un rara avis escribir una de esas (y antes de que alguien levante el dedo, la carta y el mail NO son lo mismo), y el sms, porque la comunicación que existe en este no juega en la misma categoría que los otros.

Cuando estamos cara a cara, además de lo que se dice (el mensaje) tenemos una enorme cantidad de información de este mensaje por cómo se dice: el tono de voz, la inflexión, lo rápido o lento de este… y también toneladas de información de la persona que lo emite, sus gestos, su expresión, etc.

El esquema sigue un orden descendente en cuanto al nivel de esa “otra” comunicación. Por teléfono oímos el tono y la entonación, por ejemplo, pero nos perdemos la expresión y el lenguaje corporal. Por mail y chat… bueno, en teoría los smileys deberían servir para eso, de muletilla emocional. Pero no sirven.

Pues eso. Que sin esta otra comunicación, se me hace particularmente arduo comunicarme. Qué farragoso me ha quedado xD

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

Etapas

And if life it’s just a highway, then the souls is just a car…”

Estoy a punto de acabar una etapa más en el proceso laboral en el que me encuentro. Se acaban las prácticas, y llegará otra cosa, que aún no sé que será, pero que estará bien. Y lo bueno es que si no lo estuviera, tengo un enorme abanico de opciones donde elegir. Escogí (tarde, pero a tiempo, justo a tiempo) bien, y estoy contento.

Pero me está pasando algo durante este periodo que se repite a lo largo de todo mi camino, algo con lo que no estoy contento del todo, y que en este último mes se ha puesto MUY de manifiesto. Estoy deseando acabar las prácticas. Y sí, hay una parte racional y lógica en eso: tener un horario claro y fijo, que me permita hacer planes a más de un par de días vista. La estabilidad. No ser el último para todo. El mes de vacaciones de después de jurar xD

Pero hay otra parte que no tiene que ver con lo lógico y racional.

Siempre tengo la vista puesta en el horizonte. Siempre miro adelante, buscando el próximo evento, la próxima fiesta, la siguiente reunión con amigos… y acabo por no valorar el día en el que vivo. Y esto reza para montones de situaciones de mi vida. No me gusta, porque aunque no es siempre, sí forma un patrón. Soy un impaciente.

La reflexión viene de mirar atrás (un blog mola porque puedes mirar y acordarte de cosas que ahora no recordabas pero que eran importantes en su momento, y que conviene recordar) y darme cuenta de que mi memoria no es tan buena como me gustaría. Y que quizá las cosas buenas, y las malas de las que merece la pena aprender algo, se imprimieran mejor si viviera en el momento perfecto de ahora. Así que como uno de los superpoderes que me gustaría tener, que es recordar toda mi vida cristalinamente, no parece que me vaya a ser concedido de momento, tendré que concentrarme, y aprender a valorar lo que tengo en este momento. Que puede no estar ahí mañana.

Con lo cansado que es eso.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Coches

Yo he conducido unos pocos coches en mi vida, pero así un periodo más o menos largo, sólo dos. El primero fue un Nissan Almera blanco, de esos que tenían culo. Fue un GRAN coche, que me salvó la vida cuando un hideputa me sacó de la carretera, pero que quedó el pobrecito hecho un churro.

El segundo es el que conduzco ahora, un Volkswagen Polo rojo, que compré de segunda mano a mi tía. Es un buen coche, y la única pega que tenía es que mi tía fumaba como un carretero y algo de eso se impregna en un coche, por más que lo limpies. Bueno, y que después, en un viaje por carretera, debido a un malentendido bastante cómico, a Rapun se le derramó un zumo por todo el lado interior de la puerta del copiloto, entrando parte en el altavoz. Aunque lo limpiamos lo mejor que pudimos, aquello agarró al plástico, y además lo de dentro del altavoz no pudimos quitarlo, con lo que pasados un par de días, el coche adquirió un olorcillo particular…un olorcillo funky… que me ha llevado a usar toda clase de ambientadores para taparlo. No es que huela mal… pero tampoco es agradable. Por culpa de ese olor, mi coche huele a melocotón salvaje. O algo xD

Bueh, que rollo para decir que ese sufrido cochecito está llegando al final de su vida útil. Tiene un fallo motor serio, que para arreglar habría que desembolsar más pasta de lo que vale el coche.

No es que tenga una necesidad imperiosa de tener coche. Puedo ir al trabajo en transporte público de manera más o menos aceptable, y para moverme por Madrid, no tiene porque hacerme falta. Pero me da tranquilidad de pensamiento saber que tengo capacidad para moverme por mi cuenta si me hace falta. Y que me he acomodado, coño.

Así que ando a vueltas con revistas, concesionarios, y aprendiendo de equipamientos lo más rápido que puedo. Ayns, qué proceloso mar, y cuanta pereza xD

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario