Mi DS

Hace bastante tiempo Tindriel me regaló una DS lite. Fue una de esas cosas de las que me enamoro (o encapricho, según a quien le preguntes) a primera vista, porque me gustan más los cacharritos que a un tonto un lapiz. La DS es un preciosidad, de lineas elegantes, con un sistema de juego realmente chulo, y que además recuerda a las maquinitas de Nintendo de toda la vida, esos clásicos de Donkey Kong, por ejemplo, que son una de esos recuerdos de infancia que atesoras.

DS lite

Siguiendo la política de Nintendo de competir en otro terreno en la guerra de las consolas, la DS no es una consola de gráficos increibles, o de juegos de una complejidad abrumadora. Y eso está bien, aunque conozco a mucho retrasado que califica la DS (o la Wii, para seguir con el tema) de una consola para novias y maricones. Sí, señores, transcripción literal.

Bueno, que me pierdo, esto no era un post de publicidad de las características técnicas del cacharrito. El caso es que esa primera DS regalo de Tindriel, era negra, y el provecho que le saqué, principalmente, fue jugar a esos juegos que hicieron que Nintendo reventara el mercado con la DS, de Brain Training y similares. Pues me la robaron del coche, lo cual me puso bastante triste, aunque no la usara tanto.

Rapun, que es más sol que una super nova, atenta a la jugada, me regaló por Navidades de 2007 otra, esta vez blanca. Al principio no le di casi uso. La tenía allí en la mesita de noche, mirándome con penita. Un desperdicio, vamos, y sé que a Rapun esto le ponía un poco triste. Le gusta que los regalos que hace sean útiles, que cosas tiene.

Pero la situación cambió radicalmente cuando compré uno de esos cartuchos piratas para tener chopocientos millones de juegos en un solo cartucho, bajándotelos con el Lphant. Madre de dios. El cacharro adquirió una dimensión completamente nueva, porque ahora no tenía que mirar ochocientas horas antes de decidir si compraba un juego o no  (la compra de los juegos de una consola, para el que esté un poco fuera del mercado, es como una inversión a plazo fijo)  Y claro, tal y como está la economía, principalmente la mía,  uno no está para andar tirándo el dinero, sobre todo con juegos que puede resultar luego que son una caca. Pero con el cartucho… se acabaron los problemas. Me empecé a bajar juegos como si no hubiera mañana, a frecuentar páginas web de reviews de juegos, y en general, a jugar como un descosido.

Así que ahora le estoy dándo más uso que Bush al 11-S. Y ya pondré post más adelante de juegos, ya. Sobre todo del último al que he jugado, que es la CAÑA. La caña ninja, además.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mi DS

  1. kratoz dijo:

    LoL pues que decir ^^ el ds es una super consola!!!!

    tengo ds y psp y ds es mejor!!!! (y no soy un nintendero borrego)

    pd: que flash card tienes´¿?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s