Un día chungo

Mi trabajo es en general poco recompensante. La paga es lamentable, el trabajo en sí es cansado, nos controlan un montón, lo que da una sensación de agobio permanente, y lo que es peor, la gente en general no tiene la idea de que el trabajo en sí sirva para algo. Bueno, salvo para robar pasta para el ayuntamiento.

Pero es que hay días, como hoy, que se llevan la palma. Un camionero gilipollas ha aparcado el camión encima de la acera, y se ha pirado, tan tranquilo. Tras darle media hora de margen, le he denunciado. No voy a entrar en si tenemos o no derecho a denunciar coches mal estacionados. El caso es que a mí me dicen que lo haga y es mi trabajo, y alguien tiene que hacerlo. Porque, al contrario de lo que la gente piensa, la policía municipal pasa todo lo que puede de eso. Y los de movilidad, más. ¿Por qué? Por que el ayuntamiento nos ha pasado el muerto a nosotros.

Pues el tipo de marras se ha dedicado toda la mañana a acosarme. De muy malas maneras, agresivo, y en general muy imbécil. Sin llegar a las manos, eso sí. Casi lo he deseado, por aquello de la defensa personal.
Estas cosas te dejan muy mal cuerpo por un número de razones. La principal es que cuando alguien se pone agresivo, tu cuerpo responde preparándote para una confrontación. El famoso impulso de huir o pelear. Cuando ninguna de las dos cosas suceden, te encuentras con un montón de adrenalina fluyendo por el cuerpo, y poca o ninguna manera viable de hacer uso de ella. Al que no le haya pasado nunca seguramente no sabe lo desagradable que es eso. Y cuando la cosa se alarga, la frustración es bastante alta.

En fin, saquemos el lado positivo a todo. Uno, esto tiene por huevos que servirme si por fin apruebo la maldita oposición. Da una gran cantidad de autoconocimiento, control, y resistencia a la frustración. Dos, que alguien te escuche y piense que lo anterior no es una gilipollez, le llena a uno de un agradable calorcillo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un día chungo

  1. Rapunzell dijo:

    Cariño, el conseguir no obligra a nadie a comerse su propia matrícula en todo el tiempo que llevas en ese trabajo revela un grandísimo autocontrol. Ánimo cielo, ánimo…

  2. Earendil dijo:

    Pues sí, tienes razón. No es una gilipollez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s