Blast from the past

Ayer, por casualidad, di con mi perfil de blogger, donde se aloja mi blog antiguo. Fue muy curioso releer entradas de hace más de diez años, ver como ha cambiado mi vida, como he cambiado yo.
Hace ya más de tres meses que dejé mi perfil de Facebook, por diversas razones, entre las que se encuentra que no me gustaba leer determinadas cosas que publicaba Aphra, o esto que publicó Imperator; yo ya llevaba sin perfil un tiempo, pero me vi reflejado. El caso es que me siento algo desconectado, lo cual tiene sus cosas buenas y sus cosas malas.Entre las buenas está que me doy cuenta de lo superflua que es la mayor parte de lo que hacemos conectados. La mala es que me permitía estar en contacto con gente que está lejos, como los irlandeses. Tengo que  buscar una solución a eso, que supongo que pasará por reactivar el perfil, pero pasar con una apisonadora por encima de todo lo superfluo, y no conectarme más que muy de vez en cuando.

La inmediatez de FB es una peste… pero el blog mola. Y es una manera de estar conectado, aunque la gente escribe bien poco (honrosa excepción de Impe, e incluso él escribe poco, comparado con aquella época) Leer diez años más tarde cosas de tu yo del pasado es algo que quiero seguir poder haciendo. Así que a ver si desempolvo esto.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Parks and Rec.

Ayer acabamos de ver la última temporada de Parks and Recreation. Es una serie que empezó a ver Diana hace mucho. Le gustó muchísimo e intentó convencerme de que la viéramos; pero la primera temporada es un dolor y después de un par de capítulos lo dejé. Pero Diana insistió, y empezamos desde la segunda temporada. Y mucho mejor. Al principio la vergüenza ajena era demasiado; parecía que los guionistas odiaran a los personajes. Luego, durante toda la serie, sigue habiendo momentos, pero atemperados con un cariño hacia los personajes que cada vez es más evidente.

La serie es DE MUY BUEN ROLLO. Es muy divertida, con algunas escenas brillantes, pero lo que se queda es ese buen rollo. Como dice Diana, todo el mundo es MUY majo, y después de acabar un capítulo, lo que se queda es una muy buena sensación. Me da penita que se haya acabado, pero por otro lado me gusta mucho que la hayan cerrado bien, que no se haya arrastrado antes de acabar. La recomiendo muchísimo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Premio a ser MUY LISTO.

Acabo de picar en comentar un estado de Facebook que decía: “Uno de cada tres de mis conciudadanos es imbécil.” Esto va por las últimas Elecciones municipales y de Comunidad Autónoma que se celebraron el 24 de mayo, y referido a la cantidad de votos que ha recibido el PP.

Mi respuesta ha ido en las líneas de decir que no, que un tercio de tus conciudadanos no están de acuerdo contigo. A lo que alguien que aprecio mucho ha respondido que la gente que vota al PP, particularmente en Madrid, están engañados, o son imbéciles o directamente malvados.

Vaya por delante que hacer esa generalización y quedarse tan ancho me resulta terriblemente atractiva a mí también. No puede haber otra explicación, ¿verdad? Después de las tropelías constantes que han cometido, ¿cómo va a votarle nadie que no tenga una de las tres taras anteriores?

Pero lo cierto es que cada vez me gusta menos quedarme en un análisis tan ramplón. Para echarte unas risas en un bar, pues vale. Incluso para molar en Facebook, supongo; lo que pasa es que creo que no es ese el caso en esta ocasión. Me da que los que han comentado y los que le han dado al “Me gusta” realmente se lo creen.

La gente, por lo general, no es imbécil, es gente. Considerarlos imbéciles es poco funcional, quiere decir que no se puede hacer nada para cambiar su opinión, y nos da una falsa sensación de superioridad. Y lo que es peor, refuerza a esa gente en su elección, pero no de manera racional, sino emocionalmente. Yo que sé. Prefiero intentar cambiar esa manera de pensar, que yo caigo también, y que creo que no vale para nada útil.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Límites.

El domingo corro la Farinato Race. Es una de esas carreras de obstáculos, barro y sufrimiento. Me lió una amiga (que hace crossfit y es una máquina) porque se corre por equipos y se les había caído un miembro.

La razón por la que acepté, sabiendo que lo voy a pasar fatal entre tanto barro y dolor, es porque cada vez más, disfruto viendo saltar mis límites por los aires. Ayer quedé con la chica en cuestión para entrenar subir la cuerda. La última vez que lo intenté, después de la oposición, me quedé colgado como un salchichón. Y lo tenía atravesado, moralmente, me intimidaba. Bueno, pues ayer llegué, y sin técnica ni nada, subí la maldita cuerda sin ayudarme con los pies. Y fue un subidón de esos que te dan ganas de aullar y golpearte el pecho como si fueras un puto gorila.

Tengo 37 años. Noto que cada vez me cuesta más recuperarme cuando hago el animal, o cuando me lesiono. Pero también sé que estoy mejor que nunca, que voy a seguir mejorando, y que me queda mucho antes de decir que ya he tenido suficiente.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Ondas.

Voy a intentar hacer un símil. No sé si me saldrá muy bien, porque debería tratar de ordenar mis pensamientos más antes de ponerme a escribir. Pero es que si lo hago acabaré por no darle a la tecla, y me hace falta. ¿Por qué tantas explicaciones? No te las estoy dando a ti. Las pongo ahí para mí, para cuando relea esto.
La vida es como una onda. Tiene picos y tiene valles, y supongo que cuanto mejor la gestiones, menos abrupta será la diferencia entre unos y otros. Esto, evidentemente, es una simplificación, pero me sirve para trabajar un poco.
En este momento me encuentro en una bajada. Es solamente en un aspecto de mi vida, pero es uno crucial, y afecta a todo lo demás, por lo que la simplificación de la que hablaba antes hace que ponga este momento en la parte de bajada de la gráfica. El caso es que esta mañana he visto tres casos de gente discutiendo, de mal rollo. Y me ha dado por pensar “mira parece que no eres el único, que la cosa es contagiosa. Que es temporada”. Luego, recapitulando sobre el tema, me he dado cuenta de que eso es una chorrada. Que no es temporada de nada. Que simplemente me fijo más, le doy más importancia porque estoy más sensible.
Así que he decidido hacer caso de D. Actúa como si te encontraras bien. En mi caso, no porque vaya a mejorar la situación, sino para no empeorarla.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Soy un hombre con suerte

Hace ahora un año y diez días nació Diego. Es difícil explicar la mucho que me reblandece cada vez que le oigo reírse, o le veo sonreír y le oigo gorjear. Empezó en este mundo con bastantes dificultades, pero creo que es un niño valiente, y las supera bien. Tengo un niño precioso. Eso me hace un hombre afortunado.

Hace siete años que tengo una relación con Diana. Es la mujer más maravillosa del mundo, y aunque a veces lo nuestro ha sido tormentoso y difícil, cada día es mejor, y cada día la quiero más, por lo mucho que me llena, por lo que me hace reír  por lo que aprendo con y de ella. Esto me hace un hombre afortunado.

Hace unos meses empecé a hacer Jiu Jitsu brasileño. Empecé para ponerme en forma, y por el camino he descubierto un arte marcial que me ha absorbido. Me duele todo constantemente, y tengo la sensación continua de no saber nada de nada. Y sin embargo me ha dado auto disciplina, constancia y fuerza de voluntad. Estoy en mejor forma física de lo que he estado en años, si no en toda mi vida. Esto me hace un hombre afortunado.

Hay más cosas. Tengo unos amigos que valen su peso en oro, una familia que me quiere y me apoya, un buen trabajo que me permite vivir cómodamente y a veces me deja hacer cosas maravillosas por los demás. Tengo una casa que me cubre, y una moto que me emociona cada vez que acelero. Soy un hombre afortunado.

Un hombre tiene que saber contar sus bendiciones. Y yo estoy cubierto de ellas. Que suerte tengo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Levántate y anda.

Es casi lo que necesita el blog, un milagro, para volver de entre los muertos. ¡La culpa de todo la tiene Facebook! ¡Y Twitter! ¡Y Rajoy! ¡Y la sociedad, que me ha hecho así!

Pero en realidad, nada de todo eso es cierto. La culpa es mía, por perezoso. Escribir, plasmar ideas que se quedan ahí, conversar por escrito sobre ellas, obligándote a fijar conceptos para explicarlos… todo eso mola. Pero cuesta muchísimo trabajo. Y es un trabajo que no tiene más recompensa que el haberlo hecho, rara vez me pasa a mí que obtenga de él otros beneficios “añadidos”.

Pero después de hablarlo mucho, sobre todo con Imperator, voy a ponerme otra vez con ello. Hay muchas cosas de las que me apetece hablar. Y escribir más largo que en FB. Así que ahí vamos🙂

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario